lunes, 4 de febrero de 2013

Infancia en los 90

Nya, os presento mi obra maestra. Es fruto de mucho trabajo en Gimp y representa los máximos logros que he conseguido hasta la fecha. Además tuvo doble trabajo porque, ingenua de mí, no le di a guardar en ningún momento mientras coloreaba y a falta de hacer el efecto del logo de canal + el programa se cerró solo. Claro, cuando lo abrí no se había guardado nada y tuve que empezar de cero. Me cogí un mosqueo impresionante pero preferí rehacerlo antes de que se me empezaran a olvidar los tonos utilizados. Al menos eso era más práctico que cabrearse. Eso sí, el grito a lo Godzilla cuando vi desaparecer mi trabajo no me lo quitó nadie, nyeje X33

Quise hacer un homenaje a mi infancia y a los demás niños de los 90. Aparte de mí cuando niña, obviamente, aparecen algunas de las cosas entrañables que formaron parte de ella. Como algunas cosas pueden ser complicadas de pillar y dependiendo del país en que viváis os puede sonar a chino os enumero:

- Nicky, de la película de Studio Ghibli "Nicky, la aprendiz de bruja", que en un primer momento fue editada en España por Disney, como otras películas de otros estudios, como "La tostadora valiente", de Hyperion Pictures, por ejemplo. Recuerdo que cambiaron algunos diálogos y omitieron alguna escena. A Jiji, el gato, le alteraron los diálogos para convertirlo en el típico secundario gracioso que había en todas las pelis Disney en aquel momento. Según tengo entendido también cambiaron parte de la banda sonora para Estados Unidos mientras que en España se conservó la original.
Una de mis canciones preferidas de la película.
- Un ordenador de culo, de los que tenían instalado el Windows 98. No era solo el aparato en sí, cualquier programa tenía una estética distintiva que sería capaz de reconocer a varias leguas, así como sus sonidos. Ese salvapantallas de laberinto que parecía un videojuego y que podría haber sido un éxito si lo hubiesen incluido entre los juegos del ordenador, el salvapantallas pecera, con tiburones y mantarayas incuídos, Clipo, que como ayudante a veces era un poco fastidioso pero le tenía mucho cariño, las tipografías del WordArt, el buscaminas, el solitario, el pinball, el paint, que se ha mantenido casi sin alteraciones, los demás ayudantes de Office, como Catulina, una gata hecha de cartulina, Ridondo, una bola roja, Madre Tierra, que era nuestro planeta, Super Can, un perro superhéroe, logotipo de Office, que era eso mismo, William, ni más ni menos que William Shakespeare y Doctor Genio, que veía a ser una especie de Einstein con suéter. En aquel entonces internet era todo un misterio. Una especie de ente misterioso que lo sabía todo. Como un Dalai Lama digital. Yo lo trataba así. No tenía en el nuestro pero mi tío sí que tenía conexión a internet y cada vez que iba a su casa, pocas a decir verdad, me ponía con él a buscar cosas. Generalmente yo intentaba probar hasta dónde podía llegar e internet siempre encontraba algo que me satisfacía. Incluso cuando busqué por mi propio nombre. Llegué a una página que quizás siga en pie pero ya desde aquel entonces el creador de la página, con mi mismo nombre advertía que le llevaría un tiempo actualizarla. Y tanto, nunca lo hizo, y mira que por curiosidad probé año tras año XD  También encontré bastantes imágenes y gifs animados con un formato muy limitado. Tengo algunas imágenes de Doraemon de lo que parece un musical japonés basado en su primera película, la de "El dinosaurio de Nobita", nyeje, así como lo que parecen unos bombones con el gato cósmico como mascota. Los gifs eran muy comúnes en toda página, porque todo era muy limitado, sobre todo en español, y las cosas que se movían adornaban mucho, así como los sonidos MIDI y las palabras que parpadeaban. Tengo un par de documentos extralargos con cuentos y artículos sobre personajes que copié en esos días. Yo quería tener internet ya desde entonces porque a mi parecer en internet estaba todo, y mira que había limitaciones estaba asombradísima. Cuando fui a casa de un amigo que tenía llevé un disquette y traté de meter el internet explorer en su interior (un disquete tenía menos de un cuarto de la capacidad de un CD) y creí haberlo logrado XDD  Llegué a casa muy contento y me di cuenta de que lo que tenía era un acceso directo. Además la forma en que había que conectarlo, con ese ruidito hipnótico como si fuera un viejo carraspeando...  y con el peligro de que se colgara si alguien llamaba por teléfono. En una ocasión mi tío lo conectó una tarde en casa y me pasé varias horas buscando una página en concreto pero no había manera y tuvo que desconectarlo sin que lo hubiera hecho. Lo que no me pase a mí... X3

Un video del mítico salvapantallas laberinto
 
- Un cassette. Recuerdo que tuve una minicadena infantil de colores, aunque ya no sé dónde puede estar. Cuando más escuchábamos cassettes era en el coche, por los trayectos largos. Claro, la mayor parte de las veces eran canciones que gustaban a mis abuelos pero no estaban nada mal y muchas se me quedaron grabadas. También poníamos cassettes de cuentos y canciones infantiles. En una ocasión se nos quedó trabada en la canción de "un globo, dos globos, tres globos" y se repetía eso incesantemente mientras mi abuelo enloquecía tratando de pararlo. Uno de los cassettes que más me gustaba era uno que si no me equivoco se titulaba "el rey león", en la que había algunas canciones de la película y de otros dibujos animados, como los Picapiedra. No, no era un cassette oficial ni nada que se le pareciera pero resultaba muy divertido y me parecía especialmente graciosa la de Los picapiedra. Supongo que hoy en día la SGAE los tendrá en busca y captura. Además de esto tenía canciones clásicas grabadas en cassettes vírgenes por mi madre y mi tío, como "Ahora vamos a contar mentiras" y "El señor Don Gato"; y una colección de cuentos de Disney muy curiosos, editados por la compañía que bien contaban cuentos dignos de ser películas o bien continuaciones de películas que jamás vimos en celuloide, como lo que le pasó a Cruella de Vil después de "101 dálmatas". Todavía conservamos todas y cada una de ellas.

- Un caramelo. ¿Qué puedo decir? Había de muchos tipos, tanto duros como masticables. Yo siempre preferí estos últimos. El caramelo del dibujo no es ninguno en concreto.

- La pieza L del Tetris. Probablemente el videojuego al que más veces jugué, en su versión para Gameboy. Era el juego que venía junto a la máquinita cuando se lanzó al mercado, al igual que hubo un pack Gameboy y Super Mario Land, el otro juego que se veía de forma más frecuente. Creo que el "Tetris" no lo conseguí de esa forma. Creo recordar que cuando recibí una Gameboy por navidad Papá Noel o los reyes magos me dejaron también mi primer juego, uno de encadenar tuberías para que el agua pudiera seguir su curso. Era difícil de manejar y no recuerdo haber ganado nunca o descubrir exactamente lo que había que hacer pero fue mi primer videojuego. Debía ser de una empresa pequeña o poco conocida, sin embargo variantes del juego en cuestión he visto muchas, sobre todo en móviles. La carátula del videojuego estaba protagonizada por un personaje con un parecido sospechoso a Luigi, era fontanero, vestía de verde con tirantes, tenía un enorme mostacho... y creo que no era de Nintendo. Lo tuve por mucho tiempo hasta que lo di como regalo para los niños necesitados cuando se nos pidió dar un juguete querido en la parroquia en la que estaba haciendo catequesis. Si alguno sabe de qué juego estoy hablando y dispone de alguna imagen le agradecería enormemente que me la mostrase. Así refrescaré mi memoria, sobre todo en lo referente a la carátula que rara vez las guardaba, por algún extraño motivo. Lamento haberme ido por las ramas aquí,se suponía que estaba hablando del Tetris y salté a otro juego X3
 - El osito de peluche azul que me regaló una vecina muy mayor y amable. Al poco de hacerlo la adorable ancianita falleció T.T

- Super Ñ, del mítico contenedor infantil "TPH club", como lo echo de menos >.<  También me caían fenomenal 6UR4 (pronunciado Gura), que tengo hasta un librito de recetas caseras presentado por ella, una cangura maternal y M4R1a, (María), una adolescente rubía. Antes del 2000 M4R1a estaba creando una mascota que iba a ser un monstruito y que me caía muy bien pero por el efecto 2000, que tanto temían todos por ser seres digitales, cambió totalmente y pasó a ser M4X 2000 (Max), un tipo con el cuerpo metalizado salvo la cabeza, como efecto de aquello. No recuerdo muy bien su forma de ser y no era mal tipo pero no era mucho de mi agrado. Eran mucho más graciosos los otros. Entre episodio de dibujos y episodio de dibujos vivían anecdotas y aventuras varias, a veces relacionadas con la actualidad tecnológica del momento, que difundieron mucho entre el público. Quizás el personaje que más se recuerda es Super Ñ, un tipo gracioso y entrañable (bonita palabra XP), que llegó a salvar a todos los demás cuando el alter ego malvado de M4X 2000 se hizo con el mundo digital y les controló la mente a todos salvo a él, que le provocó una sobrecarga del sistema al llenarle el sistema con información sobre la letra Ñ. Esta niña (bonita palabra XD) les extraña (bonita palabra XDD) muchísimo.

Aquí la intro del programa
El cierre.
Un par de fragmentos.

- Una gameboy. Lo más de lo más. Quizás era difícil ver lo que aparecía en pantalla cuando hacía mucho sol o cuando estabas a oscuras, para lo que salieron gadgets como una lupa o una luz especial para gameboys pero yo prefería hacerlo así. A lo que más jugué fue al "Tetris", el juego por excelencia para Gameboy, "Super Mario Land" y un multijuegos de esos que hablé en otra ocasión, que en principio decía tener 100 juegos y luego eran 50, tampoco me podía quejar, y "Mario and Yoshi", un juego en el que caían diferentes enemigos de Mario sobre una cáscara de huevo. Cuando se juntaban los suficientes debías esperar que cayera la cáscara de encima y entonces el huevo se cerraba y nacía un Yoshi bebé, adulto o alado según la cantidad de enemigos. Es curioso porque aunque conservo el "Tetris" y "Yoshi and eggs" los otros no tengo idea de dónde habrán ido a parar. Seguramente estén en el trastero. Iré a mirar un día de estos. A no ser que mi madre haya cambiado mucho las cosas de sitio no deben estar a un nivel muy profundo. También jugué, disfruté y sigo disfrutando de la Gameboy Camera, que era para Gameboy Color. Cuando salió al mercado me alterné entre las dos. Jamás abandoné mi primera consola (tampoco la segunda X3) ¡Jamás! y aún la tengo (la otra también, y la gameboy Camera XP) La Gameboy sufre de la terrible enfermedad de las líneas negras verticales en la pantalla. Aparentemente hay una operación para curarle la pantalla y por internet hay varios tutoriales pero yo no me fío. No quiero que mi amiga se quede ciega. En lo que respecta a la Gameboy Camera debo decir que yo siempre quise una Gameboy Printer, para poder imprimir las fotos pero era carísima y los rollos, en papel de ticket de supermercado también. Supongo que gracias a eso se conservaron las fotos que hice en aquel momento, que estarían perdidas si las hubiera hecho en papel de ticket de supermercado X3
 - Un bandiblú, había que tener cuidado al jugar con él. La ropa y él no se llevaban bien. Una vez se me desparramó sobre mi camisa cuando estábamos en el coche y quedó inservible para siempre (la camisa).

- Mortadelo. ¿Como voy a olvidarme de un personaje como él? Personaje de cómic en España por excelencia durante varias generaciones. Sus aventuras, tanto las clásicas como las que salían en ese momento eran la monda lironda. Mi favorito siempre ha sido y será "Valor y... ¡al toro!" Es gracioso porque cuando se publicó "Fórmula 1" yo creía que la colección estaba completa y que el autor de Mortadelo o ya no estaba entre nosotros o ya no hacía aventuras para el personaje y cuando mi madre, desde un kiosko me habló de una aventura desconocida para mí fue una revelación tremebunda. ¡Había un cómic nuevo de Mortadelo! ¡Y seguirían saliendo más! Con el paso del tiempo se fue notando un desgaste muy triste, con repeticiómn de esquemas y de chistes una y otra vez, primero entre un álbum y el siguiente y luego dentro de la misma. Natural teniendo en cuenta la edad de Ibáñez. Lo raro de hecho es que siga teniendo energías para sacar álbumes nuevos. En cualquier caso el Mortadelo representado es el de la etapa en que estab en plena gloria.

- Un chicle boomer de fresa. Los había también de otros muchos sabores, como manzana ácida, coco e incluso natillas. Eran baratísimos y solo rivalizaban con ellos los chicles Bobaloo. Yo era más de boomer. Nyeje X3  Cuando los chicles se hacían con azúcar...

Un anuncio. En este no hacen acto de presencia la mayoría de los sabores que nombré.
 - Un boliche, o cánica, como prefiráis. Llegué a tener y aún conservo un jarrón entero lleno de boliches. las más comunes eran como la que representé aunque tenía otras, como ojos de gato, nyejem X3, y galaxias, aquellas que eran negras con puntitos blancos. También tuve unas con estampados de pokémons, que eran muy raras. Nunca me gustó apostarlas, como hacían otros niños, tampoco lo hice jamás con mis tazos ni con ninguna otra cosa. Seguramente es por ello que las conservo XD Por eso siempre que las sacaba aclaraba que era sin apuestas y que las tenía contadas, por si acaso.

- Un telesketch. Eran unos juguetes rellenos de arena con los que se dibujaba mediante un sistema de engranajes. Al mover las ruedecitas una aguja interna rascaba la arena. Aunque la rascaras toda y acabases viendoel interior la arena quedaba en un recipiente detrás de uno de los bordes rojos y al agitar la pantalla se volvía a llenar. Una rueda hacía subir o bajar la aguja y otra moverla de derecha a izquierda. Era un poco engorroso porque no se podían hacer curvas debido a este sistema y los dibujos, aunque fueras un as quedaban cuadriculados. Si había alguna forma de lograrlo yo nunca la descubrí. Pero esto no quiere decir que no me lo pasara bien con él. Era muy entretenido.

Un anuncio del juguete en cuestión. En el anuncio aparece una versión más primitiva que el de arriba, que fue el que tuve yo. Sin embargo la base y la mecánica es la misma.

- El vía digital, la televisión por satélite más genial que jamás haya existido. Había varios canales infantiles, como El canal Panda y El canal club super 3. También estaba allí el mítico Locomotion, en el que mi tío y yo veíamos "Cuttlas". Como era pequeña no lo disfruté demasiado. En cambio los anteriores sí. Pero no me limitaba a ver dibujos animados. Me chiflaba experimentar y repasar todo lo que había. Cada mes aparecían y desaparecían canales, así que era toda una aventura y llegó a haber canales muy curiosos, como "Landscape channel". Bueno, ya realicé un artículo sobre todo esto en su momento, así que paro X3
- El Grand Prix del verano. Un mítico concurso de TVE. Los veranos ya no son lo mismo sin los troncos locos, la patata caliente, las pruebas con vaquillas y Ramontxu con su especial carisma presentando "el programa del abuelo y el niño". Menos mal que en la 2 aún emiten "Saber y ganar", que también forma parte de mi infancia. El día que Jordi Hurtado deje la tele podré decir en serio que ya no hay nada bueno en emisión.
Un par de cabeceras del programa, esta fue la primera de todas.
 A partir de la siguiente edición se empezó a usar la letra que todos asocian al programa.
Y otra posterior a ésta.
Un programa entero de 1996
Y otro de 2001

- Un disquette. Probablemente en él esté guardado "el periódico divertido" que hice una vez a word. Los programas de microsoft también traen buenos recuerdos. El dichoso clip siempre creyendo que uno quería escribir una carta X33 Pero era divertido ver las animaciones de Clipo cuando estabas aburrida. En los disquettes no cabía mucha información pero eran muy útiles y aún lo siguen siendo. Lástima que ya no pueda usar los que tengo. En primer lugar porque mi antiguo ordenador explotó y en segundo, porque antes de eso me cargué la disquetera. Veréis, mi madre me dijo que metiera por ella un disco cuadrado (sí, yo tampoco había visto uno en mi vida). Supuso que debía meterse por el mismo sitio. Se equivocó. El disco quedó trabado e intenté sacarlo con unas pinzas. Como no veía ni torta agarré sin querer la banda interna sobre la que se ponían los disquettes y la deformé volviéndola abombada. Conseguimos sacar el disco pero ya  no había forma de poner los disquettes. Lástima.

- Un chupete de corazón. Se siguen produciendo y son igual de ricos. Cuando pequeña me comí un montón. Me encantaba la forma que tenían y claro, el sabor a fresa. Eran mis chupetes preferidos, más que los chupachups y que los two to one, quizás solo podía competir con el chupete Kojak, que era de frambuesa y tenía chicle dentro. Creo que estos también los siguen haciendo. También recuerdo los fresquitos, que me gustaban menos pero eran muy curiosos, estos también se siguen fabricando. Todo esto lo encontrabas en tiendas de golosinas o en kioskos y en estos últimos sitios también podías encontrar Palitos Popeye, cigarrillos de chocolate, (estos dos los tuvieron que dejar de hacer porque desde el gobierno se dijo que incitarían a los niños a tomar cocaína y fumar. Todos a una ¡Facepalm!) cajitas sorpresa, que a mí me encantaban (Que ganas tengo de volver a ver ese diseño de cajitas con vaqueros y coches de fórmula 1, porque había dos diseños) y cámaras de fotos de broma, que apretabas y salía un muñequito del visor. Los kioskeros vendían arte efímero. Hoy en día pocas cosas llamativas como esas encuentras, porque antes siempre había algo curioso que tenía un kioskero y otro no.

Una de las cámaras de broma de las que hablé.
- Un helado Kriko. ¡Dios! ¡¡Que buenos estaban!! *.*  Recuerdo que el primero que me comí nos costó un montón encontrarlo. Estábamos en el sur y tuvimos que coger el coche y buscar chiringuito por chiringuito y bar por bar. No sé cuanto trayecto hicimos pero sé que era de noche cuando lo logramos. El anuncio del helado, por cierto, era la hostia. Toda la vida buscándolo por youtube y resulta que lo tengo grabado en una cinta junto a anuncios de Tang y batidos RAM (Hubo un batido de color azul. Jamás lo probé así que nunca sabremos a qué sabía) No sé si fue aquella vez u otra pero en una ocasión se despegaron muchas de las bolitas y se desperdigaron por los asientos. Como el tapizado era de bolitas de colores del mismo tamaño no podíamos saber a ciencia cierta cuáles eran parte de los asientos y cuáles no. Mira que han pasado años y todavía cuando voy en el coche encuentro alguna XD   El caso es que era manjar de dioses. Crema de fresa por dentro y bolitas de colores de caramelo por fuera. Cuando desapareció me dolió en el alma. Creo que en Chile lo siguen vendiendo pero en forma de cucurucho, nada como el formato original. Hace poco han intentado imitarlo pero es una burda copia de lo que un día fue. La cosa es que si lo piensas, antes las empresas heladeras se arriegaban más. Todos los veranos nacían helados sorprendentes en forma y sabor. Era una de las cosas por las que los veranos molaban. ¿Qué helados nuevos habrá este año? Ahora todos son más o menos iguales. No hay mucho a destacar. Ni hablar de los helados con premio, que a veces podías encadenar cuatro (Comprabas uno y comías tres gratis) ni de los precios. Los más caros costaban unos 50 céntimos de ahora. Vamos camino de los 3 euros por helado. ¡El horror! @.@ Aún perduran el colajet, el mikolápiz y el frigopie pero se echan en falta otros muchos, como el mikobruja, el veo-veo o el camygol.
- El club super 3. Canal del vía digital y estupendo contenedor infantil. Tengo que dedicarle un post aparte, como ya dije en otra ocasión. Extraño a la super mano, a Petri Super, La noti press, a Top, Buf y Flash, el Tomatic, los megatxis e incluso a Ruinosa Gratandós y al propio Megazero.
- Un vaso de Nesquik con una pajita de esas con giros, que para usarlas había que hacer mucha fuerza para aspirar. Era divertidísimo. Lo mismo que soplar y hacer burbujitas.

- Akko, de "El secreto de Akko". Uno de mis animes preferidos de la infancia, junto a "Card Captor Sakura" y "Kasumin". Lo emitían por el club Super 3. Hace poco descargué la serie entera, grabada del club super 3, ya que solo pasó por ahí (se editaron dos VHS con los cinco primeros episodios y nunca más se supo), igual que otras series como "Kasumin", que no he podido encontrar ni con subtítulos, ni en versión original. Nada, ni un solo capítulo. Con las ganas que tengo de volver a escuchar la linda vocecita de Kasumin ^^  En cuanto a "El secreto de Akko", volví a verla entera y me sigue chiflando. Divertida y emotiva hasta decir basta. Lloré con el penúltimo capítulo tanto como cuando chiquirritaja y estaba almorzando antes de ir al cole. No haré spoiler pero es que... BUAAAH  T.T

Este era el opening.
Y esta la canción del ending

- Un helado "Lorito". Estaban buenísimos y se mantuvieron verano tras verano tras verano de forma inmutable hasta que un día ¡Flus! desaparecieron. Tenían forma de loro y eran de crema de diferentes sabores. No estoy segura de qué marca eran, creo que de Kalise, Menorquina. El caso es que he estado buscando imágenes del helado y nadie parece recordarlo. ¡Con lo bueno que estaban! ¡Ni siquiera hay referencia de que haya existido un helado así! Y sin embargo casi todos a los que pregunto por estos lares se acuerdan. A lo mejor solo se comercializó por aquí. Aunque no pudiera encontrar atisbo de referencia la imagen del helado se me quedó grabada en la mente y lo recuerdo como si lo hubiera comido ayer.

- Un loli Pop. ¡Gracias al cielo se siguen vendiendo! Y continúan siendo de mis chuches favoritas. Recuerdo cuando iba al kiosko de pequeña a comprar golosinas y siempre me llevaba dos o tres. La cara que se le quedó al kiosquero una vez cuando le espeté: "Disculpe, caballero, ¿podría adquirir uno de esos chupetes tan deliciosos que tiene expuestos?" El pobre hombre abrió los ojos como platos, me dio uno y todavía alucinando le preguntó al niño de mi misma edad que me acompañaba: "Y tú, ¿También quieres "adquirir" alguna golosina?" y aquel: "a... a... un... ¡Uno cuchupete!" y el kioskero: "¿Uh? Es que a tí no te entiendo. ¿Qué dijiste que querías?"  "¡a cuchu PETE!" y así un rato XDDD

- El logo de "el barco de vapor". Una extensa colección de libros infantiles muy míticos. Entre ellos estaba la serie de "Fray Perico y su borrico", la de "la hormiga Miga", la de "Lobito", la "las aventuras del capitán calzoncillos", "el niño que quería ser Tintín", "¡Cuidado con los elefantes!, "el aprendiz de mago" y "diario de un gato asesino", entre otros muchos. Pero no vayáis a creer que los únicos libros que leían eran los de esta editorial, ni mucho menos, también me encantaban los de editorial Alfaguara, como los de "osito", "Sapo y Sepo", "el pequeño Nicolás", "El oso que no lo era", "Otto es un rinoceronte" y la bibliografía entera de Roald Dahl, que parece que tuvieran el monopolio de sus obras XD   Y en general leía todo lo que cayera en mis pequñas manitas, hasta los carteles publicitarios X3  Recuerdo que cuando aprendí a leer, tomando como sujeto de pruebas un enorme libro de cuentos, con unos cuatro añitos, le empecé a leer de uno de ellos a mi madre. Ella se enfadó creyendo que me lo había aprendido de memoria porque no le entraba en la cabeza que pudiera haber aprendido tan pronto ni que lo hiciera tan bien. Me hizo leerle otro, y luego otro, y luego otro más, hasta que se dio cuenta. Nyeje XP

- El logo de Canal +  Me encantaba su sintonía. Tenía una estética muy innovadora y se alejaba en todos los aspectos de los demás canales. Me llamaba la atención mucho por eso. Además era el único canal que se codificaba y hacía ruidos raros según la hora del día. Todavía recuerdo como si fuera ayer las siluetas moviéndose por las pantalla, casi en canal aguas y diciendo: "ffgfhfhfhfhfgzxxc" y una intentando adivinar qué pasaba. Además emitían el "Programa + o - x o %" protagonizado por Poliéster y Plexiglás, de los mismos que produjeron y protagonizaron "Pinnic" para la 2.

La estupenda sintonía.

- Totoro, de "Mi vecino Totoro". Que al igual que "Nicky, la aprendiz de bruja" fue editada en un primer momento por Disney en España. No sé cuántas veces la ví. ¿Quién no querría darle un abrazo a Totoro o esperar a la guagua mientras llueve con él? ^^
El tema de la película.
- Un ondamanía. Hasta hace poco no sabía cómo se llamaban y el caso es que tuvo varios nombres este juguete. Era muy sencillo, de metal o de plástico, con muchos colores, que era lo normal, o plateado, se colocaba al principio de una escalera y se suponía que bajaría él solo dando vueltas. En la mayor parte de los casos el rollo se quedaba quieto y una tenía que empujarlo por toda la escalera pero no dejaba de ser divertido por ello. La muerte del juguete siempre era la misma: "Cuanto se alaaarga. Me pregunto qué pasará si lo desenrrollo. Más largo, más largo, más largo" ¡¡ÑIACRACK!! Luego aquello no había quién lo desenrrollase y adiós ondamanía.
- Un tamagotchi. La mascota virtual fue todo un fenómeno de masas. No había niño o adulto que no tuviese uno. Tuve al menos dos, uno de ellos una de las tantas copias que le salieron, en este caso un diplodocus. Por desgracia éste duró solo unos minutos porque me puse a experimentar con las opciones y me puse a pulsar el icono de una aguja médica. Supuse que sería el botón de la salud y como quería que estuviera sano empecé a pulsar una y otra vez. Una de dos o era la inyección fatal o le provoqué una intoxicación brutal de medicamentos. El caso es que murió casi de inmediato y me quedé con el huevo como féretro en la mano. En lo que respecta al original logré que llegara hasta los 99 años. Con mucho esfuerzo y tras varios días agotadores sin hacer otra cosa que alimentarlo, limpiarlo, jugar con él y colmarlo de atenciones. No había forma de pararlo. No tenía botón de apagado, como no lo tienen los perros o los pájaros y por lo tanto cada tres minutos sonaba el pitido exigiéndote algo. Tenía que dejar de inmediato lo que estuviera haciendo para ayudarlo. Mi madre y mis abuelos estaban hartos y odiaban el pitido. Especialmente mi abuelo. Estuvieron a un paso de lanzárlo por la ventana. Un día en que fuimos a la playa yo estaba muy contenta y nerviosa porque mi tamagotchi cumplía 99 años y por lo tanto todos mis desvelos tendrían recompensa. Mis abuelos me decían que fuera a darme un chapuzón pero yo no me fiaba de dejarlo solo. Como me insistieron mucho se lo dejé a su cuidado y me di un baño rápido. Cuando regresé encontré a mi tamagotchi muerto entre un montón de cacas. La muerte más horrible y humillante que podía sufrir un tamagotchi. Con los nervios alterados porque todos mis esfuerzos habían sido en vano les pregunté qué había sucedido. Lo pusieron en el bolso, olvidándose de él por completo y dijeron escuchar un pitido continuado pero siguieron sin hacer caso y al cabo de cinco minutos dejó de pitar y ellos dieron por sentado que había decidido dejar de darles por saco. Dejó de pitar cuando murió, claro T.T  Ellos no le dieron importancia, especialmente mi abuelo, pero para mí sí era importante. En cualquier caso tras su muerte pude recuperar mi vida, jeje.

- El logo de "Waku, waku", un concurso de la televisión más íntimo y menos costoso que el Grand Prix. Se mostraba a los concursantes una serie de videos sobre animales realizando alguna acción o enfrentándose a algún problema y en cierto momento la acción se cortaba. Daban tres opciones y debían escoger una, luego terminaban de emitir el video y se veía quién había acertado. Cada acierto correspondía a un punto, que en el programa se materializaba en un perrito que era la mascota del programa. Todo el dinero que recaudaban los concursantes era destinada a alguna asociación sin ánimo de lucro, la que decidiera el ganador. Dicha ONG solía ser, obviamente, alguna que luchase por la conservación de la naturaleza o la protección de los demás seres vivos. Lo echaban por la tarde del domigo y nunca nos lo perdíamos. Lo único malo era que verlo significaba que había terminado el fin de semana.

La alegre y emotiva sintonía del programa.

- Una cinta VHS. Me encantaban, me encantan y me seguirán encantando. Era un formato analógico y mecánico para ver las películas. Nada que ver con el DVD y siguientes. A grandes rasgos un cassette de películas. Tenía un aura propia, unos sonidos característicos y hasta un olor inconfundible que todavía soy capaz de captar. Yo lo denominaba olor a cine u olor a casa u olor a nuevo, según me diese XD  Mientras todo el mundo se deshace de sus vídeos para sustituirlos por reproductores dvd o de bluray yo mantengo el mío y hasta compré un reproductor de VHS y DVD que me permite pasar películas de uno a otro formato para que no se pierdan mis películas. Con la cantidad que recopilé cuando era una chiquitaja sería una desgracia no poder volver a verlas. La mayoría no se han pasado a DVD, ¡Supondría perderlas para siempre!
¿Recordáis esa voz que hablaba del copyright en las películas Disney? ¿La misma de los anuncios? ¿Y el aviso en las películas de la warner para que limpiásemos los cabezales del video? ¿Y la música de Walt Disney Home video? Bueno, si no recordáis nada de esto o simplemente no lo conocísteis aquí va.
Versión del Copyright de 1993



Versión posterior hasta 2003.

Walt Disney Home Video
El que cito de Warner Bros no lo encuentro por ningún lado pero aquí estará en cuanto lo haga. En cambio he encontrado el intro de Warner Home Video, que duró hasta 1997. Me encanta lo envolvente que es.


Y bueno, esto ha sido todo. No está todo lo que fue pero fue todo lo que está, nyeje ^^  Espero que os haya gustado tanto el dibujo como las explicaciones. Quizás os he descubierto algo que no sabíais. A su momento le dedicaré un post a estas cosas y a otras por separado. Todo a su tiempo.

2 comentarios:

Nombre apellido dijo...

Que bonito repaso, me he visto totalmente reflejado, ^^

Francis dijo...

Nya, muchas gracias. Me alegro mucho ^^ Tal y como digo, no está todo lo que es pero es todo lo que está. Hay muchas cosas que se quedan fuera del tintero, y sin duda si cualquiera hiciese una lista de, pongamos, 30 cosas de su infancia en los 90 citarían cosas diferentes pero estas son las mías. ¿Qué habrías añadido tú?