jueves, 9 de julio de 2009

lección 3: ¡música maestro!

la música es un gran aliado, y muchas veces ayuda a dar comicidad. veamos algunos ejemplos.

"Mephisto Waltz"



"Beethoven's Fifth"


vale, vale, ahora uh ejemplo no abstracto.

"el conejo de Sevilla", con el hilarante Bugs Bunny.

3 comentarios:

maginelmago dijo...

De los mejores episodios de todo lo que sea de todos los tiempos.

Igual lo has comentado en algún otro mensaje: ¿se sabe si tenían alguna intención pedagógica o algo así eso de hacer vídeoclips e música clásica desde el inicio de los dibujos de Warner Bros? ¿Puede tener que ver con lo que puede ser el origen centroeuropeo de sus autores?

Xobolina dijo...

¡¡Bugs Bunny es gilipollas!! ¡En lugar de aprovechar que el otro esta grogui para huir de alli, se queda y le hace la manicura y le arregla la cara, para chotearse mas de él! Nunca me ha gustado este personaje, que se rie de todo el mundo sin ningún tipo de gracia ¬¬

francis dijo...

bueno, maginelmago, esta es la contestación a un comentario más retrasada que he hecho nunca pero ahí va: no estoy seguro de si la intención era culturizar aunque sospecho que en parte sí. En lo que respecta a Warner Bros, los cortometrajes en un principio eran creados exclusivamente para publicitar las bandas sonoras de sus películas. como lo lees. así que las aventuras de Foxy no eran gran cosa. cuando lo sustituyeron para evitar una demanda de la disney (Foxy parecía una copia de Mickey) otros personajes empezaron a tener éxito y su visión sobre los cortos que hacían cambió. los cortometrajes necesitaban una música característica, mientras que la Disney podía permitirse contratar compositores y tal, los animadores de la Warner disponían de menos medios y optaron por la música clásica, que quedaba bien y era reconocida por gran parte del público. bueno, he tardado la biblia en pasta y probablemente ya no leas esto pero he contestado.