sábado, 15 de diciembre de 2012

qué pasó con mi Shonen Ace

Nya, si en febrero de este año leísteis mi artículo sobre la revista Comptiq quizás os estéis preguntando por qué no he vuelto a hablar del tema ni dedicado uno a Shonen Ace. Bueno, la respuesta es sencilla: ¡No me ha llegado ninguna más!  >.<  No tengo ni idea de lo que pasó. Me llegaron el resto de las cosas que pedí pero nunca vino la Shonen Ace. Pagué por ella y no recibí ni siquiera un número. Tal y como lo cuento. Es muy desconcertante porque J-list es conocida por no cometer fallos. Por supuesto, por más que he esperado no ha venido, pero tampoco otra Comptiq. Se supone que estoy suscrito y deberían irme llegando revistas pero nada de nada. Pregunté a mi profesora de japonés de forma insistente y le pedí una y otra vez que se pusiera en contacto con ellos para ver si lo solucionábamos o al menos descubrir lo que había sucedido. Cada vez que le preguntaba por la contestación se disculpaba y me decía que se le había olvidado. Tras mucha insistencia me dijo que japonés sabía pero inglés no y que tenía que pedir ayuda a una amiga para ponerse en contacto con ellos. Seguí preguntando durante meses, cada vez con menos esperanzas de saber qué ocurrió. Finalmente se acabaron las clases de japonés y empezamos las vacaciones sin que aquello quedara claro. Las clases tendrían que haber comenzado hace un par de meses pero no logro contactar con ella y me empieza a dar la sensación, por lo que he preguntado a mis conocidos, de que no volverán a haber clases por culpa de la crisis o un problema con sus horarios laborales. Pero bueno, eso no era de lo que quería hablar. El caso es que todavía sigo con la duda y dada su laxitud para averiguar el porqué de esto y que no se acordase nunca empiezo a tener una sospecha. Recuerdo que cuando mandó a pedir las cosas me preguntó si de verdad quería: "recibir todos los meses una Comptiq" yo respondí que había pedido dos revistas y le conté lo de los omakes y ¡diablos! el efecto fetiche que produce tener un objeto rarísimo. Por la forma en que lo preguntó, ahora visto en perspectiva, da la sensación de que cometió un error al pedir las cosas y pidió una sola para una sola vez. Esto sería una simple equivocación de no ser por un par de detalles:

- Di dinero tanto para la suscripción como para las revistas en sí (lo cual no es lógico, porque es pagar dos veces por lo mismo)
- Si hubiera sido una equivocación y realmente hubiese comprado una única revista en lugar de la suscripción para dos mi profesora me hubiera tenido que devolver dinero, porque pagué bastante por algo que ella ni siquiera pidió.
- También pagué un poco más por gastos de envío (caros, aunque yo lo achaqué al peso de la máquina de takoyaki)

Horrible conclusión, única a partir de los datos que tengo y que no quisiera tener que aceptar por el cariño que siento hacia mi profesora pero que no me va a quedar más remedio: Mi profesora se equivocó y pidió solo una revista Comptiq, cuando recibimos las cosas no me devolvió el dinero, probablemente lo repartió entre los gastos de envío de los demás, no me lo quiso decir por miedo a que me enfadase y me dio larga tras larga esperando que me cansace, cosa que nunca sucedió porque cada día tenía más la mosca tras la oreja. También puede ser que aprovechara la equivocación y se quedase ella misma el dinero para sus cosas, aprovechándose de mi confianza (es raro que los gastos de envío fueran tan caros, los demás pidieron pocas cosas en comparación conmigo, solo ella me igualó). No quiero pensar que me engañó a sabiendas, sería tener mucha mala leche pero el caso es que si no fue así no sé porqué no me devolvió mi dinero (tan solo el euro correspondiente a la botella de Tentacle grape). Esto me ha hecho plantearme comprar cosas por internet de otra forma. Cuando relegas un trabajo a los demás nunca sabes qué cosas están saliendo mal. Si a la persona que se lo has dejado no le interesa que lo sepas, nunca lo sabrás. Por lo tanto nunca más dejaré mis compras en manos de otros. Lo haré yo mismo. Tengo cero experiencia pero al menos si la cago sabre qué fue culpa mía o del vendedor y tendré más posibilidades de aprender del error. Hay cosas que tengo pensadas comprar pero desde luego la segunda vez será distinta, ya me encargaré yo. Quizás un día pueda suscribirme de verdad a Comptiq y Shonen Ace (y pensar que en dichas revistas han regalado hasta colchas de camas y lo que me llegó a mí fue lo más común y corriente que ha ido con las revistas en toda su historia T.T) Bueno, esta es la Shonen Ace, por si teníais curiosidad. No hablo de ella porque me desconsuelo y ahora que he recordado todo esto estoy a medio camino entre el cabreo, la desesperación y la tristeza.
(mi número especial de Nichijou... mi boli de punta redonda de la suerte al estilo omikuji... T.T)

Lo que más me duele no son la revistas ni mucho menos, eso es secundario. Lo que realmente me molesta es pensar que mi amiga no tuviera suficiente confianza en mí como para reconocer su error o que directamente me timase y me engañase sistemáticamente con una sonrisa de oreja a oreja. Si hay novedades al respecto la sabréis pero sinceramente creo que ya nunca sabré cual de mis teorías es cierta y mi confianza en ella se ha deteriorado mucho como para volver a dejar en sus manos algo que considere importante. Lo lamento tanto...

No hay comentarios: